Amber Rudd entregó el cargo luego del escándalo sobre el establecimiento de cuotas anuales de deportación de inmigrantes.

La ministra de Interior británicaAmber Rudd, presentó este domingo su dimisión al cargo tras la polémica en el Reino Unido sobre el establecimiento de cuotas anuales para deportar a inmigrantes.

La oposición había solicitado su renuncia recientemente tras la publicación en medios británicos de documentos que indican que tenía conocimiento de esas cuotas, pese a que lo había negado en la comisión parlamentaria.

 

La primera ministra Theresa May “aceptó esta noche su dimisión”, informó un portavoz de Downing Street, despacho oficial de la jefa de Gobierno.

Con respecto al escándalo, hace poco la propia May se disculpó con sus homólogos caribeños por la hostilidad, obstáculos y amenazas de su Gobierno contra la llamada “generación Windrush“, puesto que fue ella quien ordenó crear este ambiente durante los seis años que dirigió la cartera del Interior de Reino Unido, entre 2010 y 2016.

“Quiero disculparme ante ustedes porque sentimos genuinamente la ansiedad que hemos causado”, explicó la primera mandataria británica.