En una reunión en la que participó el correntino Carlos Vignolo, el presidente Mauricio Macri definió un recorte de inversiones y gastos sociales de 3.200 millones de dólares para este año. Este viernes, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció que, de ese monto, se achicarán 30 mil millones de pesos de fondos para obras públicas en las provincias.

Con este anuncio del equipo económico de Macri, la provincia Corrientes perdería 1.250 millones de pesos en los ocho meses que le quedan a 2018. Esto profundizará la caída de la obra pública que ya venía en baja en 2017 en todo el país.

 

Para 2018, el Presupuesto nacional es de 436.313 millones de pesos para infraestructura, de los cuáles ahora se recortarán 30 mil millones de pesos con el argumento del gobierno de Macri de bajar el déficit fiscal postergando las inversiones que generan trabajo y mejores servicios en el interior del país.

 

El correntino Vignolo, en calidad de titular del Plan Belgrano, participó el jueves de la reunión de Gabinete en la que Macri autorizó el recorte de fondos para obras y gastos sociales por un total de 71 mil millones de pesos (3.200 millones de dólares hoy).

 

Hasta el momento, Vignolo no dio declaraciones a la prensa por este asunto. Pero en el equipo del gobernador Gustavo Valdés creció la preocupación en las últimas horas, de acuerdo a las fuentes consultadas por Corrienteshoy.com.

 

En particular, el recorte complica en demasía a Corrientes porque esta jurisdicción, pese a ser socia de Macri en la alianza Cambiemos, ya había recibido menos dinero que el Chaco para la construcción de viviendas, por tomar un caso.

 

El dato es cruel para los correntinos: Macri presupuestó para 2018 solo 188 millones de pesos para viviendas en Corrientes, mientras para el Chaco la cifra fue de 536 millones; Formosa, 352 millones; y Misiones, 330 millones de pesos.

 

Ahora, habrá que ver en qué medida el recorte afecta a cada una de las provincias sobre estos montos, pero el promedio por jurisdicción indica que cada una sufrirá un ajuste 1.250 millones de pesos en el año.

 

En principio, de acuerdo a las consultas de Corrienteshoy.com, se especula que el recorte recientemente anunciado afectará a obras de viviendas, cloacas y rutas. Los detalles solo se confirmarán cada vez que las provincias vean frenarse las obras que están en ejecusión o que se demoren aquellos proyectos que están aprobados, en la medida en que el Gobierno de Macri vaya frenando el giro de los fondos.

 

Al día siguiente de la reunión de Macri con sus funcionarios, Dujovne hizo hoy una conferencia de prensa para anunciar la mala noticia. Reducirá este año el presupuesto destinado a las obras públicas de infraestructura para poder cumplir con las nuevas metas fiscales, en medio de un intento por frenar la corrida cambiaria.

 

“Esto va a representar un ahorro de 3.200 millones de dólares”, destacó Dujovne, quien admitió que el ajuste impactará de lleno en las obras públicas. Anticipó que se destinarán 30 mil millones de pesos menos para infraestructura.

 

“Nos duele tocar el presupuesto de la obra pública, pero entendemos en este contexto que necesitamos acelerar el camino hacia la convergencia fiscal en medio de intentos populistas de la oposición”, dijo el titular de Hacienda de la Nación.

 

Dujovne, quien brindó una conferencia de prensa junto a su par de Finanzas, Luis Caputo, sostuvo que el objetivo central en la actualidad es “la convergencia” al equilibrio fiscal para dar “una clara señal” al mercado.

 

Este recorte en las inversiones del Estado nacional es parte del fuerte desorden en la economía que genera la política económica de Macri, que para controlar el precio del dólar y la inflación apunta a bajar el déficit con merma de recursos para el interior del país.

 

Hasta el Presupuesto de 2017, Macri había mantenido un crecimiento nominal en la cantidad de millones de pesos que destinaba a obras públicas y había menguado el porcentaje presupuestado. Pero el anuncio de hoy representa la primera vez, desde diciembre de 2001, que se anuncia un ajuste nominal de las inversiones en infraestructura, es decir, un recorte en cantidad de dinero.

 

Frente la alta inflación y los salarios caídos, enviar menos dinero que el año anterior a las provincias para obras públicas significa profundizar la crisis del sector privado porque no se reactiva la actividad de las empresas que dan trabajo en las provincias.

 

Foto: Presidencia de la Nación. Reunión de Gabinete del jueves 3 de mayo de 2018.