Pablo Blanco, presidente de la Asociación Hortícola Santa Lucía, comentó que el cajón de 20 kilos se está vendiendo en la actualidad a $30 en la tranquera, mientras que el costo de producción es de $230 y en los supermercados el kilo se comercializa a $40, “una situación que nos llevó a tirar los tomates a la vera de la ruta a modo de protesta, porque estamos en una situación muy compleja. Cuando el tomate está listo para ser cosechado no se lo puede dejar en la planta porque la termina afectando y al no poder venderlos no nos queda otra cosa que tirarlos, o usarlos como abono o entregarlos como alimento a los animales”, expresó Blanco.

Las movilizaciones en las rutas provinciales alertaron que están produciendo por debajo de los costos, más allá del impacto de las distorsiones que existen en la cadena de comercialización

La Asociación Santa Lucía, localidad ubicada a 20 kilómetros de Goya, agrupa a 450 productores hortícolas, sobre un total de 800 que hay en esta zona de Corrientes, “donde por otro lado el Pimiento se le paga al productor entre 6 y 8 pesos, y en un súper de Goya se vende a $84 por kilo”, dijo Blanco, quien además comentó que las mismas distorsiones existen en la cadena de los limones.

El productor también sostuvo que desde Corrientes se abastece a los grandes centros concentradores de frutas y hortalizas del país, y agregó: “Los mercados no tienen ventas, especialmente para el tomate, por falta de poder adquisitivo de la gente y en poco tiempo más se deberá cosechar el tomate, y si no tiene precio, lamentablemente vamos a tener que tirar la producción a la vera de la ruta”.

Costos

La semana pasada, los productores realizaron una protesta en las rutas de la provincia (iStock)
La semana pasada, los productores realizaron una protesta en las rutas de la provincia (iStock)
En materia de costos de producción, Blanco dijo que el costo de logística demanda entre $60 y $70 por cajón, con una cadena de comercialización “que tiene pocos eslabones, ya que va desde la tranquera al Mercado Central de Buenos Aires, donde se recibe a un precio de $160 por cajón, y de allí el valor aumenta en la verdulería y en la góndola”.

Ante esta situación los productores de Corrientes reclamaron soluciones a sus problemas a las autoridades nacionales y provinciales. Uno de las principales trabas que sufren son las distorsiones que existen en la cadena de comercialización, con precios bajos al productor y elevados para los consumidores.

“Hay que achicar esta brecha que hoy es muy notoria y además todos estamos esperando que aumente la demanda y de esa manera los productores vamos a recibir un mejor precio”, manifestó Pablo Banco.