La entidad vendió unos 1.000 millones de dólares luego de que la divisa superara la barrera de los $ 24. En el medio, apareció el Banco Central, con ventas por US$ 139,5 millones. La mesa de dinero del organismo eligió vender en el mercado de contado y no intervenir en el de futuros, como había hecho en las dos ruedas previas.

En el último día de la semana y luego de la relativa calma del jueves, el dólar volvió a pegar otro fuerte salto de sesenta centavos al cerrar este viernes en un promedio de $ 23,72 para la venta a nivel minorista, tras alcanzar un máximo de $ 24,40 pasado el mediodía en algunas entidades.
A nivel mayorista, el mercado donde operan los bancos, el Central y las grandes empresas, la escalada llegó a superar el $ 1,25 y el dólar tocó los $ 24,21. Cuando eso sucedió, la entidad monetaria intervino con unos 1.000 millones de dólares y logró bajarlo hasta culminar la jornada a $ 23,56, un alza de 57 centavos respecto al jueves.
En el Banco Nación, el billete cerró a $ 23,70, en el Provincia a $ 24, en el Francés a $ 23,69 y en el Galicia a $ 24,10. Entre bancos, la diferencia llegó a ser de más de un peso.
A nivel minorista, en los valores de cierre de hoy, el peso acumula una depreciación de 13,66 por ciento respecto a la última rueda hábil de abril, cuando se ubicó en $ 20,88.
El jueves, si bien en el arranque del día el dólar tuvo una baja de casi 20 centavos gracias a un mejor panorama externo, luego se recuperó y terminó en $ 23,22 en los bancos y $ 22,70 en el mayorista.
En el medio, apareció el Banco Central, con ventas por US$ 139,5 millones. La mesa de dinero del organismo eligió vender en el mercado de contado y no intervenir en el de futuros, como había hecho en las dos ruedas previas.
Ya circula entre los analistas la impresión de que una de las sugerencias del FMI para corregir el déficit de cuenta corriente será que el dólar siga aumentando, para hacer más caras las importaciones y los gastos de los argentinos en el exterior.
Hasta el jueves, si bien se atenuó bastante la histeria cambiaria de los días previos, quedó bien claro que la demanda de dólares seguía presente. Por algo el Banco Central decidió el miércoles tomar US$ 2.000 millones del BIS (Banco Internacional de Basilea) para reforzar las reservas, que vienen golpeadas por las ventas de fines de abril.
El Central también quiere estar prevenido ante la eventualidad de que la demanda de divisas se acentúe el martes, cuando venzan Lebacs por $ 670.000 millones.
El avalúo estimativo de la mercadería incautada seria de aproximadamente $ 150.000.