“Antes de ayer (por el jueves) fueron afectados los mercados emergentes. Es verdad que Argentina experimentó un incremento mayor del dólar que los otros. Es por el riesgo país”, dijo el representante del Fondo Monetario en Argentina, Trevor Alleyne, las tensiones cambiarias de los últimos días. Agregó que “es una situación que el país debe enfrentar. Argentina es más débil que los otros países emergentes. Debe tener este programa (negociado con el FMI) para fortalecer todos los aspectos de la macroeconomía y construir más resistencia a lo externo”. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, viajará la semana que viene a Washington para reunirse con Christine Lagarde y con el secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin. El gobierno espera que el Fondo destrabe su próximo desembolso lo antes posible.

Alleyne detalló cuáles son los puntos claves en el manejo de la política monetaria del Banco Central. “Estamos en un marco de política monetaria de cambio flexible. Ayer fue una larga depreciación del peso pero, hoy (por ayer), al contrario. El Banco Central puede manejar la tasa de interés si quiere hacerlo y con eso, cumple el compromiso de continuar en esta política bastante estricta y puede calmar al mercado”, sostuvo. El organismo a cargo de Guido Sandleris cumplió al pie de la letra. En la jornada de ayer subió en más de 6 puntos porcentuales la tasa de interés.

En lo que refiere al escenario electoral, el enviado de Christine Lagarde a la Argentina repitió la posición política del Fondo. “Vamos a apoyar al gobierno que esté. No importa quien gane las elecciones, el país seguirá siendo miembro del FMI y estaremos dispuestos a apoyar al país”. El funcionario del organismo internacional prefirió no tomar partido en sus declaraciones por el oficialismo, cuando le preguntaron si la recesión afectaba la posibilidad de reelección: “Eso sería una decisión del pueblo argentino, quien deberá decidir si quiere o no continuar con este gobierno y el Fondo va a apoyar”. El enviado del Fondo planteó que la urgencia ahora es “salir de la recesión en el segundo trimestre, resolver la crisis, pasar el año electoral y, a partir de 2020, discutir las reformas necesarias”.